jueves, 15 de agosto de 2013

Héroes blindados: Viezenz, Günther



Estimados amigos,

      Después de 1 mes merecido de descanso volvemos a las actualizaciones diarias de vuestro blog favorito sobre héroes de guerra (o al menos, trabajo para que así sea). En esta ocasión retomo la figura de los héroes blindados, héroes que aparecen en mi última obra HÉROES BLINDADOS DE LA 2ª GUERRA MUNDIAL. En esta ocasión hablamos de Viezenz, Günther, uno de los héroes más importantes de la Alemania de Hitler durante la 2ª Guerra Mundial.
 
      Seguramente el 99% de vosotros no sepáis quien es o no hayáis oído hablar de él. ¿Por qué fue tan importante? Porque fue el más exitoso destructor de tanques del ejército alemán durante la 2ª Guerra Mundial. No estamos hablando de un tanquista, sino de un miembro del ejército de tierra, lo que vulgarmente llamamos "soldado".
 
       Dado que el tanque nació como apoyo a la infantería, y dado que es el enemigo natural de las tropas de infantería decidí incluir en mi libro dedicado a los tanquistas a algunos de los soldados más exitosos de todos los ejércitos destruyendo tanques enemigos. El mejor soldado aliado del que se tiene constancia solamente llegó a destruir 5 tanques... y Viezenz llegaría a destruir más de 20 carros enemigos, nada más y nada menos.
 
       Os dejo a continuación parte del extracto de su biografía que encontraréis en HÉROES BLINDADOS DE LA 2ª GUERRA MUNDIAL.
 
Hay que tener mucho valor para usar un lanzagranadas de mano a una distancia de 30-50 metros para poder dispararlo y asegurar el impacto, más sobre todo con los poderosos tanques de la 2ª Guerra Mundial. Günther lo supo muy bien, tanto que es el soldado del Ejército Alemán que más tanques destruyó durante aquel conflicto, al menos del que tengamos constancia.  [...]
[...]. Era el comandante de la 10ª Compañía que formaba parte del 7º Regimiento de Granaderos. Con sus hombres luchó en multitud de ocasiones para impedir en todo momento las brechas constantes que se sucedían en las líneas defensivas alemanas a lo largo de todo el Frente del Este.
Es por eso que llegó a destruir 21 tanques enemigos, cantidad acreditada mediante las correspondientes medallas que lucía en su brazo: 4 insignias de oro de destrucción de tanques (equivalente a 5 tanques destruidos) y una de plata (equivalente a 1 tanque destruido). Su liderazgo hizo que finalmente fuera ascendido a capitán y además, el 7 de enero de 1944, sería condecorado con la Cruz de Caballero por la cantidad de tanques destruidos hasta ese momento (desconocemos el número, aunque suponemos que debían rondar las 5-7 unidades en el momento de la entrega de la condecoración). [...]
 
Puesto en libertad poco después, pues no había cometido crímenes de guerra de ningún tipo, vivió de forma anónima hasta el 1 de abril de 1956, fecha en la que Alemania volvía a armarse. Había nacido la Bundeswehr. Con el rango de Coronel fue oficial de infantería hasta el 30 de marzo de 1980, fecha en la que se retiró con honores del ejército alemán. [...]